Faride Mereb: hay que abarcar todos los sentidos con el libro

Por Patricia Chung

En entrevista a QUÉ LEER, Faride Mereb artista, diseñadora y directora de Ediciones LETRA MUERTA, nos explica cómo ha marcado la diferencia en la estética de un libro dando relevancia a su imagen visual. Su público pertenece tanto a la literatura como al arte. Para Faride se debe interpretar lo que un libro dice y en ese diálogo sin palabras se produce un acercamiento tal que se traduce en texturas, colores, materiales. Pese a la crisis económica en esta editorial independiente se sigue realizando una maravillosa labor por la que han obtenido varios reconocimientos internacionales.  

Ediciones LETRA MUERTA (Fundada en 2014) cuenta con cuatro libros en su catálogo:

Miyó Vestrini: Es una buena máquina (2014) y Al filo (2015)

Ida Gramcko Poemas (2016)

Luis Moreno Villamediana (2017) OTONO (sic)  de la                                 Colección {CONTEMPORÁNEOS}

 

Entrar en tu página web es un festín visual con propuestas gráficas que nos impresionan por sus colores, por sus diseños y siempre con ese toque experimental que te caracteriza. ¿Cómo has logrado marcar la diferencia con lo que se hace en Ediciones LETRA MUERTA?

Creo que lo que diferencia nuestra página es lo mismo que diferencia a una persona de otra: la subjetividad. Cuando empezó la editorial, siendo yo quien llevaba las redes y teniendo formación en arte y diseño, creo que las hice proyectando mis propios gustos: fotografía, archivo, libros bellos y hasta música. Sobre todo eso, sentía que generalmente se ignoraba lo importante que es la imagen visual para un libro y yo quería que hubiese énfasis en esa relación y lo que implica. Hasta ese momento casi nadie enfocaba los contenidos a fotos de época o todo blanco y negro.

¿Estás satisfecha con lo que has logrado?

Decir que estoy satisfecha sería una mentira, siempre busco algo nuevo para inventar y en la editorial siempre estamos actualizando el contenido de la página y las redes sociales. Queremos digitalizar y poner al alcance de todos y de manera gratuita, contenido que no está en línea.

Has recibido varios premios, has participado  en diversas Bienales y Salones. ¿Cómo evalúas ese reconocimiento a tu trabajo?

Me parece una ventaja, porque mientras estoy en otros países participando con los libros que edito y diseño, también estoy difundiendo la literatura del país donde nací. Y en áreas poco esperadas como museos y bienales de diseño, en vez de solo librerías, que es lo más esperado. La editorial, pudiésemos decir, tiene dos públicos: el de la literatura y el del arte.

 

 

Desde que tienes un manuscrito en tus manos, ¿Cuál es el proceso que se sigue para convertirlo en un libro estéticamente deseable?

El mismo manuscrito te va diciendo que hacer. Cada autor tiene una voz y cada libro tiene un aura que evoca cosas diferentes. Desde el quiebre de versos/ prosa, su longitud, la extensión, si lleva imágenes, y sobre todo el contenido, el mismo libro va señalando y por ende abarcando espacios a nivel simbólico y formal.

En el caso del proceso formal, influye mucho mi relación con el impresor: Javier Aizpurua. He aprendido a hacer más maquetas y bocetos de las que normalmente hago, para saber qué es posible y qué no. Los materiales tienen una manera de hablarte, hay que tener una relación muy cercana con los materiales. Cómo se ven, cómo se sienten, si van con lo que dice autor o no.

 

¿Quiénes conforman el equipo de Ediciones LETRA MUERTA?

Me alegra decir que ahora somos muchos:

Diosce Martínez, periodista cultural y lleva nuestras redes.

Graciela Yáñez, correctora y organizadora de nuestros eventos.

Néstor Mendoza, columnista y administrador de contenidos de nuestra página.

Carlos Alfredo Marín, historiador que me asiste en el área de investigación y pronto tendrá una columna en web.

Javier Aizpurua, mi maestro, asesor e impresor.

Y por supuesto, todos nuestros autores & lectores.

 

Amas los libros. ¿Consideras que la presentación debe llamarnos la atención antes que su contenido?

Sí, siento un profundo amor por los libros. Esta pregunta me la han hecho antes y no sé si con un poco de malicia esperando que diga alguna cosa superficial o que escandalice. Creo que la parte tangible del libro es muy importante porque es la manera en que se nos presenta un contenido. La manera en que percibimos como un todo está asociado a lo sensible. De ahí a que como se sienta al tacto, cómo luce, que tipografía tiene; sea tan importante. Hay que abarcar todos los sentidos con el libro.

¿Cuál libro estás leyendo?

Justo ahora acabo de terminar “Ensimismamiento y alteración. Meditación en torno a la técnica” de Ortega y Gasset. Y ando leyendo uno de Wallace Stevens por recomendación de Villamediana.

¿Sueñas con diseñar algún libro en particular?

El libro de historia del libro en Venezuela que me gustaría escribir.

¿Conviertes las obras literarias con que trabajas en libros objeto de culto?

Creo que más que convertir, veo lo que yo hago como una conversación con el autor. Leo lo que me dice y le respondo de alguna manera, o al menos me gustaría pensar eso. Es otra manera de escribir, pero sin palabras.

Tú eres una artista con la visión de una empresaria editorial. ¿Cómo puedes compaginar esas dos facetas?

No me llamaría empresaria porque veo a los empresarios como personas con cualidades comerciales y conocimientos de mercadeo. Admiro eso, pero no sé si sea el caso. Yo he logrado mantener una editorial en medio de una crisis y eso me basta, poder publicar los libros y saber que hago todo lo que está a mi alcance, para mí es suficiente.

Con la actual situación económica en Venezuela, ¿Cómo se las han ingeniado para mantener la calidad de los libros que editan?

Los libros se venden a través de nuestra página web, por ahí hacemos envíos internacionales. Los pedidos nacionales los hacen directamente a nuestro correo. Al ser tirajes limitados tenemos muy pocos en librerías.

¿Cómo manejan la comercialización de los ejemplares? ¿Cuáles son sus formas de mercadeo?

Actualmente estamos en El Buscón (Trasnocho Cultural, Venezuela), Tipi Bookshop (Bruselas), Imago (Miami), Altamira Libros (Miami), McNally Jackson (NY), Malajunta Ink (Panamá), y en diversas bibliotecas nacionales e internacionales para consulta gratuita.

¿Qué opinión te merece el que cada vez haya más lectores digitales en el mundo?

Creo que algunos géneros se adaptan mejor a esos formatos. Uno de esos géneros no es necesariamente la poesía.

¿En cuáles proyectos trabajas actualmente?

Trabajo en tres: para la editorial un nuevo libro de archivo, un fotolibro para una fotógrafa de España y una traducción de Miyó Vestrini al inglés que pronto será publicada en Estados Unidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s