Tunglid: por amor al arte

La pequeña empresa islandesa ha revolucionado el “negocio” editorial por su peculiar forma de vender libros

por Patricia Chung 

En un mundo en el que internet ha dominado la forma en que se leen y se venden libros, surge una propuesta editorial que va más allá de lo establecido porque para ellos, imprimir libros se parece más a un acto artístico que a un modelo de negocios. La empresa en cuestión se llama Tunglið. Sólo hacen tiradas de 69 ejemplares y en noches de luna llena. Lo peculiar es que venden los libros esa misma noche y los que no se venden son quemados en una hoguera.

La idea de los editores en Tunglið no es crear cientos de libros que reposen en grandes tiendas metidos en cajas, esperando ser vendidos. Ellos quieren aprovechar la energía creativa de sacar un libro en estado puro, disfrutando del momento y pasando inmediatamente después al siguiente proyecto. Esta acción es algo así como una sátira a cómo funciona el mercado del libro, ya que si estos no se venden en menos de un mes, desaparecen de las vitrinas de las librerías.

¿Por qué? Sus dos creadores el escritor Dagur Hjartarson y el artista Ragnar Helgi Ólafsson usan toda la energía para una noche gloriosa donde el autor y su libro están muy vivos pero a la mañana siguiente pueden seguir adelante con sus vidas como si no hubiera pasado nada. Hace tres años estos creadores discutían sobre manuscritos que durarían mucho tiempo sin publicarse y comenzaron a formular un plan para darlos a conocer. Pero luego de eso, también los harían desaparecer.

El acto de quemar los libros es algo poético. Los queman con cuidado y respeto, según ellos, utilizando coñac francés de primera calidad para encender las llamas.

No tiene nada que ver con censura, es más, publican libros bastante complicados de encontrar. Según dicen, “un libro publicado es un objeto democrático” que muchos editores quieren salvar convirtiéndolo en un objeto de lujo, valorado más por su exterior que por su interior. Ellos publican barato, todo el mundo puede comprar sus libros y anuncian las fechas con anticipación.

Que pueden ser contradictorios, sí lo son. Tienen una relación amor/odio con los libros. Les envían un mensaje al ego de los escritores. Les eliminan la tensión de la promoción.

Para Tunglið definitivamente es más importante el cómo publicar que lo que se publica. Cuando les preguntaron a Ragnar y Dagur sobre su modelo de negocios anti beneficios, ellos respondieron que  Tunglið no es un negocio, por consiguiente no ofrece un modelo de negocios.

“Permanecemos apegados a cierta lógica. Pero es la lógica de un poema, no de la prosa. Es difícil someter un poema a la contabilidad” dijeron sus creadores. “Los libros que vendemos son baratos, no pueden ser pre-ordenados. Todos son bienvenidos.

Podemos decir que lo sentimos pero no lo lamentamos. Tratamos de hacer las cosas correctas, divertidas o hermosas, preferiblemente las tres.  Escribir un libro es para un escritor un intento de alcanzar la inmortalidad. Tunglið  salva a los autores de la desilusión.

Ragnar Helgi Ólafsson y  Dagur Hjartarson, creadores de Tunglið

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s