Oriette D’angelo: La poesía nos ayuda a contar la barbarie

por Patricia Chung 

La poeta venezolana editora de @digopalabratx autora de Cardiopatías cuenta a QUÉ LEER sus angustias y desvelos en cuanto a la situación que vive Venezuela. A través de la poesía expresa sus pensamientos más profundos. También con mucho entusiasmo se refiere por primera vez a su proyecto más reciente  #PoetasVenezolanas  

En mí país

refugio significa explosión de bomba en cara

Suena

como un trayecto lejano

que no te toca —crees

que no mereces —crees

así suena el tumulto cuando ocurre

así

casco rozando el suelo

bomba rozando el suelo

hueso rozando el suelo

con la onda

así el amigo muerto

FRAGMENTO DE  AFUERA, EL GRITO x ORIETTE D’ANGELO (1990)

 

Formas parte del grupo 6  poetas venezolanos que decidieron elevar su voz contra la represión en Venezuela a través de su arte. ¿Cómo surgió esa iniciativa?

Escribo poesía sobre el país desde hace mucho tiempo. Comencé a hacerlo en 2013, así que escribir algo con respecto a las protestas más recientes (2014 y las presentes) es algo que forma parte ya de lo que siento que debo escribir, de algo que debe formar parte de mi obra.  La idea fue de Luna Miguel, periodista y escritora española, quien contactó a algunos de los autores de la muestra para realizar esa publicación en PlayGround. Ella también nos pidió nombres de otros poetas que tuvieran textos sobre el tema, y así se fueron sumando hasta lograr una muestra de 6 poetas.

¿Qué acciones piensan llevar a cabo para difundir su pensamiento?

Yo, por mi parte, seguir escribiendo poesía y seguir difundiendo la obra de autores que toquen este tema.

¿Por qué el arte de las palabras debe servir para exorcizar lo que se vive en Venezuela?

No sé si el arte de las palabras deba servir para exorcizar lo que se está viviendo en Venezuela. Sólo sé que la poesía, en estos casos, sirve también para dejar registro de lo que está ocurriendo. Pienso en Marina Tsvetaeva y en Paul Celan, poetas que vivieron el horror de la guerra, guerras distintas y padecimientos distintos, pero que expresaron el horror (y la belleza) a través de su poesía. Pienso en la obra de Juan Antonio Pérez Bonalde, en Andrés Eloy Blanco, poetas nacionales que sufrieron el exilio y escribieron obras maravillosas. No sé si la poesía sirve para calmar el dolor, o para cambiar el horror por la belleza, pero si sé que puede servir para nombrar e ilustrar a través del lenguaje eventos importantes de nuestra historia.

¿Qué proponen ante la desesperanza, ante el aniquilamiento moral, ante la compra de consciencias?

Por mi parte, creo que hay que seguir luchando, de todas las formas posibles y a través de todos los mecanismos existentes. No existen herramientas ni estrategias inútiles en la lucha contra la dictadura, así que cada individuo puede contribuir de todas las formas que conozca.

Has escrito «Lo genial de las redes sociales es cómo dieron voz a las personas sin voz, pero ahora estamos creando una sociedad de vigilancia» ¿Cómo aplica esta reflexión al momento actual de Venezuela?

Esa cita corresponde a un autor galés llamado Jon Ronson quien investiga el tema de las redes sociales y su alcance. Me parece que esa cita refleja muchísimas de las actitudes que se tienen en Venezuela —y, en realidad, en todas las sociedades— en torno a las redes sociales. No sólo estamos constantemente conectados, sino que estamos constantemente vigilando a los demás. Individualmente podemos escoger lo que colocamos en nuestras redes sociales, sí, pero si eres una persona demasiado pública, o si tienes un círculo virtual más o menos grande, la gente siempre estará pendiente de lo que haces. Podría hablar todo el día de esto y utilizar muchos ejemplos, pero con el tema de las protestas en Venezuela esta actitud también se ha incrementado. Ocurre, también, porque las redes sociales parecen ser el único canal transparente que tenemos para conocer lo que está ocurriendo en las protestas.

En tu poema “Afuera, el grito” resaltas el número 252.073. Esa cifra es el sufrimiento de la sociedad venezolana. ¿Qué significa para ti?

Según el Observatorio Venezolano de Violencia, desde 1999 hasta mayo de 2015, se registraron 252.073 muertes violentas en Venezuela. El poema “Afuera, el grito” lo escribí en julio 2016, así que ese número era el último con el que contaba el Observatorio Venezolano de Violencia para nombrar las muertes violentas desde que Hugo Chávez entró al poder. Me parece que es un número importante, un número que me duele. En ese número están amigos que han sido asesinados para robarlos, amigas que han recibido disparos en la cabeza, compañeros a los que les arrebataron sus sueños, músicos y artistas silenciados por hampa común. Siempre pienso que pude ser yo, que yo pude estar entre esos 252.073. Y siempre duele pensarlo, porque además es una cifra que va en aumento.

Has expresado que el eco de la violencia resuena en Venezuela en los cascos, en las bombas, en los asesinatos, en la guarimbas. ¿Cómo la poesía nos puede ayudar a mitigar esa angustia o a reflexionar?

La poesía nos ayuda a contar la barbarie. Ojalá pudiera afirmar que darle voz al horror a través de la poesía nos puede ayudar a evitar más tragedias, pero no sé si sea cierto. Quizá sólo sirva para dar algo de consuelo, para dejar registro.

Hay un joven venezolano  preso que es Lorent Saleh, él tiene una poesía dramática dónde expresa sus sentimientos ante su detención en el SEBIN. ¿Qué mensaje puedes enviarle?

Sí, su novia, María Gabriela, hizo que sus textos llegaran a mi para ser publicados en Digo.palabra.txt y me conmovió muchísimo lo que leí. Gracias a ella he podido comunicarle algunas cosas, y sé que sabe que aquí afuera hay muchísima gente que lo apoya y que está luchando para que él pueda ser libre. Quisiera poder decirle que siga escribiendo poesía, que siga leyendo, que siga expresandose. Sé, que en su caso, la poesía ha sido un consuelo entre tanta vileza. Espero que no la abandone, sé que estamos ante una voz importante, en muchos aspectos, en muchos campos.

¿Cómo sería para ti la Venezuela deseada, la del futuro, la que todos soñamos?

Caeré en un lugar común con esto, pero sencillamente quiero una Venezuela donde se restituya el Estado de derecho, donde sus ciudadanos puedan vivir paz.

Oriette, creaste #PoetasVenezolanas  Cuéntanos de qué trata esta iniciativa

#PoetasVenezolanas es un proyecto de investigación y difusión que empecé a llevar a cabo hace un par de meses sobre la poesía escrita por mujeres en Venezuela, enfocado principalmente en autoras cuya obra se haya empezado a difundir en el siglo XX. Todo comenzó cuando leí una antología llamada «Orígenes de la poesía colonial venezolana» publicada en 1979 en donde, como es de esperarse, solo aparece una mujer, Sor María Josefa de los Angeles, quien nació en el siglo XVIII y que se considera la primera mujer poeta de Venezuela sobre la cual se tiene registro escrito. Esto me impactó muchísimo, principalmente porque era un dato que no conocía y porque su poesía me pareció descarnada y mística. Al leerla a ella me pregunté: «¿Qué tal si hay más?». Así que empecé a buscar más antologías y me topé con muchísimos nombres que jamás había leído. Además, la poeta y editora española, Elena Medel, es la responsable de un proyecto de investigación llamado «Cien de cien» que reúne la obra de poetas españolas del siglo XX. Me gusta mucho su proyecto porque rescata la obra de poetas que han sido silenciadas o poco difundidas y es, además, un proyecto que se publicará en una antología en La Bella Varsovia. Respeto muchísimo su criterio, así que ella fue una de las primeras en enterarse de #PoetasVenezolanas, que además empecé a difundir de forma anónima hasta que ya tenía a varias personas preguntándome si era yo la que estaba detrás de todo.

El proyecto tiene ese componente de investigación y uno de difusión a través de redes sociales. La idea es difundir sus nombres, su historia, sus versos. Me pareció buena idea reunir en un canal a nuestras poetas venezolanas de trayectoria, mezclando voces muy conocidas con voces no tan conocidas, y así despertar la curiosidad de los lectores. La idea es tener pronto un blog donde se difundirán poemas, artículos y ensayos. También quise darle un nombre simple y general, pero incluyendo el elemento del hashtag y así invitar a otros a investigar y a difundir.

Anuncios

Una respuesta a “Oriette D’angelo: La poesía nos ayuda a contar la barbarie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s