El regalo de Mary Shelley a la cultura universal

mary-shelley

Con colaboración de Nicole Rueda

Mary Shelley se inmortalizó a través de un ícono del terror, después de 200 años el personaje principal de su obra sigue siendo, al igual que Drácula, uno de los personajes de horror más importantes de la historia.

La escritora londinense creció en el seno de una familia de eruditos, sus padres fueron los filósofos William Godwin y Mary Wollstonecraft, quienes influenciaron su amor por la literatura hasta el día de su muerte, el primero de febrero de 1851.

Su obra más importante Frankenstein, fue publicada por primera vez en 1818. Esta fue una novela precoz, porque predice ciertos aspectos culturales y filosóficos de la sociedad actual. Además, aunque no es reconocida como tal, muchos especialistas consideran que esta obra es el punto de partida de la ciencia ficción.

El Prometeo moderno -subtítulo de la obra- hace una clara referencia al Titán de la mitología griega que tuvo la osadía de enfrentarse a los dioses; desde un punto de vista metafórico esta es la esencia de la obra.

Victor Frankenstein es un científico, inspirado por el ocultismo, que decide darle vida a un ser de apariencia humana que él mismo creó. Mediante una prosa fluida y metáforas que conjugan el surrealismo con lo grotesco, Mary Shelley mezcla perfectamente el terror y la ciencia ficción en esta novela gótica, en ella muestra la necesidad del hombre de desarrollarse a través de la ciencia -hasta doblegar el curso de la naturaleza- y la imposibilidad de alcanzar el éxito, que conforma el centro de su horror.

La novela regaló a la cultura universal un personaje que ha sido transfigurado tantas veces hasta convertirse en algo irreconocible. Aunque existen centenares de adaptaciones para la tv y el cine, la caracterización de la película Frankenstein (1931, Universal Studios), es la más aceptada y reconocida por el público en general, logrando que cada Noche de Brujas miles de personas lo revivan en un disfraz.

La historia se desarrolla por el constante deseo del hombre de desafiar las leyes divinas, algo que se ha mantenido desde inicios de la humanidad hasta hoy día. Todos estos aspectos en su obra garantizan una lectura placentera y fascinante que no pierde vigencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s