La poesía es una bella ficción

 

 

A Vanessa Silva

 

“La casa siempre es el alma”, me deja un mensaje de texto una buena amiga que aún no ha descubierto que también es poeta. La oniromancia quizás no sea su fuerte, pero la felicidad y la bondad que la desbordan hacen que desarrolle las artes adivinatorias, fundadas en su intuición. Así la poesía.

descarga

 

* * *

A veces entramos a un libro de poemas como quien entra a una casa de la que se tiene la impresión de haberla ya recorrido. Así me ocurrió con Bellas ficciones, de Yolanda Pantin. He acudido tantas veces a su alma vertida en sus libros, que conozco bien el olor de sus entresijos. Leí hace días Cantos de fortaleza, la antología de poetas venezolanas publicada en España por Kalathos Libros, y sus poemas llegaron con una fuerza similar a mis oídos. Algo parecido ocurrió con pocos textos de otras autoras allí recogidas.

 

* * *

Estas ficciones hermosas de Pantin constituyen un recorrido por todos sus libros. Que es lo mismo que decir por su humano devenir. Los ochenta y tantos textos contenidos en esta nueva publicación son una suerte de recoger los pasos, desandar lo andado, rememorar el periplo vital y literario de su autora.

 

* * *

El libro es una hermosa y muy cuidada edición de Editorial Eclepsidra, tal y como nos tiene acostumbrado Carmen Verde, esa poeta editora que también deja parte de su alma en las sugerencias y el acompañamiento que hace a cada uno de sus autores.

 

* * *

Que la vida es ficción, es cosa harta conocida. Que la poesía, pese a estar inspirada en contenidos profundos del alma, también lo es, es pensamiento propio. Que la ficción comparte territorio con la vida de los escritores, no se discute. Pero cuando se apuesta el espíritu en la palabra, entonces el asunto se torna más serio.

 

* * *

La primera parte de estas historias “residua” de sus poemas, recorren su infancia: la niñez de la vida y muchos de sus textos pre púberes contenidos en su obra toda. El miedo, arropado en las memorias de la niñez, recobra sus formas de hombre primero, de persona tribal, de niño atávico. (¿Casa o lobo? ¿La canción fría? ¿Sus libros infantiles?)

* * *

El poema es ritmo y en este libro el ritmo es magistral. Las olas/versos te llevan de un lado a otro. Ya en Los bajos sentimientos habíamos experimentado el “mal di mare”. Mas el mareo era atractivo. Queríamos experimentar esa sensación, una y otra vez.

* * *

La literatura es como la piel: no la podemos separar del resto del cuerpo sin experimentar mucho dolor. Los libros que hemos leído y todavía recordamos no pueden separarse de la carne. Así nos lo recuerda la autora.

 

* * *

Y como los libros, las ciudades visitadas. Los escritores que llevamos en el cuerpo como cicatrices. La llaga o la cicatriz son los traumas. Trauma es el término adecuado para referirnos a los recuerdos más íntimos.

* * *

Los gatos, los perros, los lobos, los caballos, los murciélagos: todos son uno. Son los disfraces, los dobles, las mutaciones. La transformación en entidades protectoras.

* * *

El río es el país. En una corriente u otra vamos siendo arrastrados. Nadar contra ella, es perecer.

* * *

La poesía no se agota, solo aparenta hacerlo. No caer en su trampa es saber esperar las nuevas palabras que requiere. Eso lo sabe bien, Yolanda. Mientras haya vida que vivir, ella fluirá subterránea y saldrá a la luz cuando menos la esperas. Nos sorprenderá siempre.

* * *

Hoy vi en la librería un personajito que forma parte del mundo mítico de la autora. Eso ya lo había anunciado Antoine de Saint-Exupéry. Marijí no es un sueño. Algún día conoceré, de lejos también, a los duendes que roban el sueño a la abuela escritora.

* * *

Una vez me dijo un amigo poeta, el día cuando lo conocí: la poesía es magia. Entonces pensé que su condición rural lo hacía repetir lugares comunes, frases hechas, repeticiones hasta alcanzar el hartazgo. ¡Qué equivocado he estado! Un verso hala a otro; un poema anuncia y llama al que le sigue; un libro resuena en otro que vendrá, aunque todavía no haya llegado. “La magia existe”, repiten los cuentos de hadas y sus personajes. Solo es cuestión de saber mirarla. De tener la paciencia suficiente para esperarla y que seamos nosotros quienes la sorprendamos a ella.

* * *

Mi casa es oscura. Está desordenada. Algo me impide ponerle orden a mis cosas, a mis libros. Estos acumulan el polvo: una capa protectora de la intimidad. Mi casa es oscura, pero está llena de luz.

* * *

La poesía es una gata agradecida.

 

* * *

Los textos “Mellizos” y “Marijí” son peligrosos. Están a la vuelta de la esquina y te golpean en el estómago, como un todo niño travieso que corre tal si no existiera el resto del mundo. O te sorprenden, apuntando a la ternura, como “ramita en flor”.

 

* * *

Los grandes poetas saben muy bien lo que dicen, aunque duden de lo que escriban. Mallarmé señaló que “Todo en el mundo existe para ir a parar en un libro”. El libro es un fiel reflejo de un alma, la casa de las palabras con que inicio este acercamiento.

Cuando el poeta escribe, deja los poemas a nuestro cuido. Él volverá a ellos, aunque no esté seguro de lo que encontrará entonces. La poesía es magia, es cierto. Toca nuestros corazones aunque el poeta no haya pensado en nosotros.

 

* * *

Esta mañana el vigilante abrió el portón sin que yo tocara la puerta. Había llegado muy temprano y no quería molestar ni alterar su rutina. Le dije: “Yo puedo esperar”. Él replicó: “De ningún modo. Yo prefiero que espere adentro. Acá es muy peligroso y estaré más tranquilo si usted está resguardado”… “Será un buen día”, pensé. “Un desconocido se ha preocupado por mí y eso tiene que ser un buen augurio”.

Así fue: vi a Yolanda, una vez más, y me firmó un libro que atesoraré como pocos.

_______________________

*A propósito de Bellas ficciones, de Yolanda Pantin.

Miguel Marcotrigiano

12/11/2016

QuéLeer no se hace responsable por las afirmaciones o juicios de valor expresados por los colaboradores en la sección de Reseñas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s