Miguel Ángel Asturias impulsó el Realismo Mágico en la literatura latinoamericana

miguel-angel-asturias

Colaboración de Silvia Moya

El indigenismo, la magia de sus letras, y el ritmo que compuso con el lenguaje, hicieron al guatemalteco Miguel Ángel Asturias, acreedor del único Nobel de Literatura de Centroamérica, parte del Boom Latinoamericano del gremio que se dio entre 1970 y 1980, y además, una de las voces más importantes del Realismo Mágico.

Asturias fue un poeta que vivió buena parte de su vida en el extranjero, pero que entregó sus palabras a su tierra.

«Entre el ‘real’ y el ‘mágico’, hay una tercera clase de realidad. Se trata de una fusión de lo visible y lo tangible, la alucinación y el sueño. Es similar a lo que los surrealistas alrededor de Breton querían, y es lo que podríamos llamar ‘realismo mágico’», – Miguel Ángel Asturias.

Siendo uno de los autores más importantes de la conocida “Nueva narrativa hispanoamericana”, escribió buena parte de su obra desde París, Francia, pero sin abandonar la gran influencia de sus raíces: la cultura Maya.

Fue también en París que tradujo el texto Popol Vuh, al francés, el cual explica la creación del mundo Maya. En Leyendas de Guatemala (1930) – libro que escribió luego de hacer la traducción – rescata la magia y la mitología de estas historias, y lo conjuga con  la vida europea.

Hombres de Maíz (1949), sin embargo, fue una pieza considerada como la más representativa de su prosa indigenista por llevar a otro nivel el misticismo al llegar a lo más hondo en los elementos populares que empleó.

«Oí mucho, supuse un poco más e inventé el resto», dijo Asturias sobre su interpretación de la psicología Maya.

Su interés por los aborígenes no solo fue literario, sino también social. La problemática de su país lo llevó a escribir tesis como El problema social del indio, e incluso a involucrarse en la política, pero la dictadura en Guatemala fue lo que lo hizo crear uno de sus libros más icónicos: El señor presidente (1946).

Inspirado en la presidencia de 1898-1920 de Manuel Estrada Cabrera, se trata de un retrato caricaturesco de un dictador, y la lucha entre la luz y las tinieblas.

Política,  temas folklóricos, imaginación, y una gran variedad de géneros, componen la creación literaria de un escritor como Miguel Ángel Asturias. Hoy, día de su nacimiento, poetas como el hondureño José Antonio Funes lo recuerdan por “marcar el rumbo de lo que sería conocido como el realismo mágico en la narrativa latinoamericana, que universalizaría nuestra literatura”.

 

“Oigo pegando mis oídos al mapa vivo de tu suelo que llevo aquí, aquí en las manos, repicar todas tus campanas, parpadear todas tus estrellas.”

― Miguel Ángel Asturias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s