Salvador Fleján: si uno quiere escribir, primero tiene que leer

salvador fleján

Foto: Rafael Briceño

Colaboración de Silvia Moya

El escritor venezolano, Salvador Fleján, es el autor de Tardes Felices (2016), pero también  de Rueda libre: crónicas inoxidables (2014),  Miniaturas salvajes (2012), y  de Intriga en el car wash (2006).

Graduado como licenciado en Letras en la Universidad Central de Venezuela (UCV), trabaja  como editor en el portal de noticias Contrapunto y columnista en el semanario Quinto Día. Escribe para ganarse la vida desde los 25 años, pero ha sido un “lector furibundo” desde mucho antes.

“Y siempre, si uno quiere escribir, primero tiene que leer muchísimo. Jamás puede ser al revés”, asegura.

Entre citas y pensamientos de autores como el mexicano Juan Villoro o el estadounidense Truman Capote, Fleján desenvuelve su conversación. Villoro, Ernest Hemingway, o el venezolano Federico Vega, son de esos escritores a los que no puede evitar volver.

Comenta que ha disminuido la lectura con los años y que, actualmente, solo relee lo que le gusta “pero antes leía muchísimo”. Sus recomendaciones de autores venezolanos, sin embargo, se extienden a la literatura contemporánea del país. Lucas García París, quien creó obras como La más fiera de todas las bestias, o Héctor Torres con su Caracas muerde, o Fedosy Santaella y sus cuentos.

Ganador del  primer premio en el IV Concurso Nacional de Cuentos Sacven, y una mención de honor en la Bienal de Literatura Colombo-Venezolana, y  finalista en el X Concurso Anual Transgenérico de la Fundación para la Cultura Urbana, considera que lo malo de los premios es creérselos.

“No tengo demasiada confianza, pero malos no son. Los premios son estímulos circunstanciales que no le hacen daño a nadie”, agregó entre risas.

Sus libros están marcados por la narrativa entre textos cortos como cuentos y crónicas. Estilo que no pierde en su último libro: Tardes Felices. Publicado este año, son “anécdotas con una base cierta, real, pero también trabajadas con el pincel de la ficción para darle brillo”.

tardes-felices

Basado en  los setenta y ochenta, muestra cómo era en esos tiempos  uno de los mayores influyentes en el autor: la televisión venezolana. Explica que se trata de  un libro lleno de añoranzas y remembranzas de muchas épocas.

“Y digo que tal vez yo escribí ese libro añorando algo que no tenía, poniéndole brillo. La idea era llevar al lector a otros tiempos que tal vez no fueron mucho mejores pero uno los recuerda así”, aseveró Fleján.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s