Antonio Gamoneda: “La poesía es el relato de cómo avanzamos hacia la muerte”

Antonio Gamoneda

Un hombre de pelo canoso y flux con corbata azul pide un café. Sólo cuando ha probado el primer sorbo comienza a hablar de literatura. Con cada reflexión cierra los ojos, como si atrás de los párpados consiguiera las palabras. Sólo quiere una cosa: tiempo para escribir. Es Antonio Gamoneda, Premio Cervantes delaó 2006 y doctor honoris causa de las universidades de León y la Autónoma de Santo Domingo, entre otros galardones ha recibido el Castilla y León de las Letras (1985), el Premio Nacional de Poesía en España por Edad (1988). Entre sus obras más importantes se encuentran Sublevación inmóvil (1960), Descripción de la mentira (1977), Lápidas (1986), Libro del frío (1992), Libro de los venenos (1995), Sólo luz (2000) y Cecilia (2004).

 – ¿Qué poema le falta por escribir?

– El poema es imprevisible; como decía T. S Eliot, se desencadena a partir de la sensibilidad. Yo añado que se desencadena a partir de la sensibilidad con tendencia a la reflexión; se produce a partir de un movimiento intelectual, de un entender no entendido y aparece cuando el autor está en situación de pensar rítmicamente.

– ¿Qué es la palabra?

– Cuando el homínido alcanza la posición eréctil existe la capacidad orgánica de la fonación articulada. Antes, el hombre conocía las cosas objetualmente, pero no podía nombrarlas. La palabra que ahora el hombre articula crea una absoluta realidad porque hay una existencia intelectual. En cuanto vuelve a repetir esa palabra, crea pensamiento. Para mí, la palabra es la capacidad orgánica de crear pensamiento; es decir: el lenguaje va por delante del pensamiento.

– Dicen que usted aprendió a leer con un poemario de su padre…

– Yo tenía 5 años de edad cuando comenzó la Guerra Civil Española y quería aprender a leer. Como nosotros nos habíamos trasladado de Asturia a León, mi madre se trajo poquitas cosas, entre ellas el libro. Esa palabra poética que a los mayores les causa extrañeza porque no es la misma que usan para comunicarse habitualmente, al niño no le produce ningún desconcierto, es sólo un descubrimiento más. El poemario me hizo pensar en el lenguaje poético con naturalidad, sin tener que plantearme lo que suelen plantearse los mayores: ¿entiendo o no?

– ¿Qué siente usted hoy cuando lee el poemario de su padre?

– El libro de mi padre trae consigo la noción de orfandad.

– ¿Qué es la poesía y cuál es su función?

– García Lorca decía que la poesía estaba presente cuando creía con certeza o con error que dos palabras estaban juntas por primera vez. La función de la poesía es decir lo indecible.

– Ahora que habla de García Lorca, qué opina el poeta sobre la exhumación de su cadáver a pesar de la negativa de sus parientes. ¿A quién pertenece un autor, a su familia o a su pueblo?

[Por primera vez en la entrevista, Gamoneda responde con vehemencia]

– Me parece un falso problema. García Lorca fue asesinado y hoy le trae sin cuidado que le dejen o que le saquen de la tierra. La gente habla de él y desconoce su poesía. La figura del poeta se está comiendo su obra. Como ve, la Guerra Civil Española aún no ha terminado.

– Su poesía está muy marcada por la idea de la muerte. ¿Qué es la muerte?

– Yo no olvido que todos vamos a morir y la poesía es el relato de cómo avanzamos hacia lo muerte.

– ¿Asusta la muerte?

– Cada vez menos.

Publicado en Colofón Revista Literaria por Michelle Roche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s