Los 14 objetos nunca antes vistos de Cervantes que asombrarán a quienes lo han leído… y a los que no

quijote

Para ser el escritor más grande de la lengua castellana, da qué pensar el hecho de que la que se celebra ahora en la Biblioteca Nacional de España sea la primera gran exposición a conciencia que se dedica a su vida y su obra. El asunto no debería parecer tan sorprendente si los primeros en escribir una biografía suya fueron los ingleses o que sólo dos de cada diez españoles aseguren haber leído aunque fuese unas páginas de su obra cumbre, el Quijote. Ya lo ha dicho varias veces Andrés Trapiello: de haber vivido Miguel de Cervantes hoy, la primera edición del premio que lleva su nombre se lo habrían dado a Lope de Vega. Infortunio o desprecio a un lado, el 400 aniversario de su muerte ha servido de revulsivo para cumplir con una deuda que espera ser saldada. Días, años y siglos enteros de desidia, apilados como maravedíes, abultan los números rojos en la cuenta final de la cultura en España. Acaso por eso no hay tiempo ni monedas suficientes para enmendar el entuerto.

Existe una serie de documentos, en concreto 14 de ellos que no se habían exhibido anteriormente, entre ellos su partida de bautismo

En medio de la polémica sobre cuán poco han hecho las instituciones oficiales para honrar la memoria del autor, la Biblioteca Nacional inaugura este viernes la muestra Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016), una iniciativa conjunta con la Acción Cultural Española (AC/E), que abre sus puertas con la inauguración oficial de los Reyes de España este viernes. En la sede de Recoletos de la institución podrán verse hasta el 22 de mayo más de 200 piezas relacionadas con la vida del escritor: documentos, libros, esculturas, fotografías, óleos y otros objetos de vital importancia y que sin embargo nunca se habían expuesto en conjunto. Incluso, existe una serie de documentos, en concreto 14 de ellos que no se habían exhibidoanteriormente, entre ellos su partida de bautismo, que sólo había salido en otra ocasión de Alcalá de Henares, así como su acta de defunción extraída del Convento de las Trinitarias.

Como parte de la muestra se incluyen la casi totalidad de los autógrafos que se conservan del escritor: 11 documentos fechados entre 1582 y 1589 vinculados en su mayor parte a su vida administrativa como comisario general de abastos y recaudador de impuestos. Además, se exponen piezas sobre el Cervantes soldado y cautivo, sus primeros escritos, su obra teatral y romancista, las últimas obras impresas, su relación con otros autores y los textos vinculados a sus últimos momentos y a su acercamiento a las órdenes religiosas. A la lista de codiciados objetos se suman casi todos los retratos de Cervantes que desde 1738 se han hecho a partir de la descripción que hace de sí mismo en las Novelas Ejemplares (1613): desde los grabados de las ediciones londinenses del Quijote hasta el retrato atribuido a Juan de Jáuregui, que sale por primera vez de la sede de la Real Academia Española.

Esta nota refiere 14 -todos ellos sugeridos por sus organizadores-, sin embargo hay mucho más. Se exhiben grabados, litografías, dibujos originales y fotografías que muestran las mil caras con las que se ha representado el personaje Miguel de Cervantes en los últimos siglos, con obras como la de Martí Ramón Durbán Bielsa, el Retrato  de  don  Quijote, que  forma  parte  del  Quijote  copiado  por  Pío Cabañas  y  continuado  por Juan  Sedó  Peris-Mencheta, conservado  en  la  BNE, o la de Juan Cristóbal, Cervantes, 1928, en madera dorada, pintada y estofada sobre base de madera, del Ministerio de Defensa.

Muchas de estas piezas forman parte de la colección de la BNE, que con 25.000 objetos posee la mayor recopilación documental cervantina. La razón por la cual se reúnen todos en un mismo relato museográfico es para dar cuenta de la construcción del mito de Cervantes como símbolo de la lengua española y de la propia nación. Para conseguirlo, la exposición se ordena a partir de tres ejes: la vida y la obra del autor, la evolución de la representación de Cervantes a lo largo del tiempo y, por último, la construcción del mito cervantino.

Esta última seccion comienza en tierras inglesas, el primer país en el que Cervantes fue reconocido como un maestro de la escritura y en donde se publica su primera biografía. Su presencia pública en monumentos y un recordatorio de los viajes que realizó y los lugares en los que vivió son otras de las propuestas de esta muestra. Justamente la última  parte  de  esta  sección  está dedicada  a  la  presencia  pública  de Cervantes  en  monumentos,  comenzando  por  la  estatua  que  se  coloca  en 1835 delante  de  las  Cortes en  Madrid,  y  culminando  con  el  monumento  a Cervantes en la Plaza de España, que se ideó en 1914, pero que solo pudo ser  terminado  en  la  década  de  los  sesenta  del  siglo  XX.  Los planos y la maqueta de esos monumentos también se exhiben por primera vez.

La muestra cuenta además con un catálogo que recoge textos de José Manuel Lucía Megías, Carlos Reyero, José Álvarez Junco y Javier Gomá.

Esta nota fue originalmente publicada en Vozpópuli.com por Karina Sainz Borgo

Una respuesta a “Los 14 objetos nunca antes vistos de Cervantes que asombrarán a quienes lo han leído… y a los que no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s