Ricardo Menéndez Salmón, premio Biblioteca Breve 2016 con la novela “El Sistema”

El Biblioteca Breve premia una distopía que prevé la caída del sistema

7

Arrastrándola casi desde hace una década, la crisis económica, pero también de valores que lleva consigo tenía que acabar traduciéndose en literatura, con nombres señeros como Rafael Chirbes o, en otro grado, Marta Sanz. A esa corriente se añade con todos los honores Ricardo Menéndez Salmón (Gijón, 1971), que ha obtenido el premio Biblioteca Breve que concede Seix Barral con un género de moda, una distopía, cuyo título lo dice todo: El Sistema.

Con dos de los marchamos que caracterizan la obra del escritor asturiano, la indagación sobre el mal y cierto trasunto filosófico, El Sistema tiene como protagonista a El Narrador, un vigilante de la nueva sociedad conocida así, como el Sistema, que impera con sus Ideólogos y sus Forenses en una época llamada Historia Nueva y en la que el mundo, convertido en archipiélago, está dividido entre dos fuerzas: los Propios, súbditos de esas islas, y los Ajenos, personas extrañas y que son fruto de la marginalidad por su exclusión ideológica o económica. En ese contexto, El Narrador, guardián del statuo quo, no deja de recibir noticias en su isla-torre de vigilancia de que esa situación social y económica se derrumba, hecho que coincidirá con la llegada de un extraño a su isla.

“Es una novela de ideas, de enorme ambición intelectual y literaria, que abre nuevos caminos en la narrativa contemporánea”, deja constancia el acta del jurado del premio.

Siendo así, no desentona en una trayectoria que cuenta con casi una quincena de títulos y en la que destaca la llamada Trilogía del mal, que componen las novelas La ofensa (2007), Derrumbe (2008) y El corrector (2009). Sus dos últimos libros son Medusa (2012) y Niños en el tiempo (2014). Con el Biblioteca Breve, dotado con 30.000 euros y al que han concurrido este año 763 manuscritos, Menéndez Salmón culmina un nutrido currículo salpicado por una decena larga de galardones, entre ellos el Cálamo por La luz es más antigua que el amor (2010) o el de Las Américas por Niños en el tiempo (2015).

“Este mundo futuro posee muchos elementos del nuestro, que me han servido de inspiración y de modelo”, asegura el autor, que admite la influencia en la obra ganadora de autores que “reflexionan sobre la velocidad imparable del presente” como Ballard y Houellebecq, “los maestros de la parábola”, como Borges o Lem, y los del lenguaje como sistema de autocontrol, como Orwell.

FUENTE: http://cultura.elpais.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s