La licuadora de hombres, una historia de humor y amor porque no existe la perfección

“Cambiar de hombre es cambiar de defecto”, asegura Lissette Van Der Biest, autora del libro que ya está siendo distribuido en todas las librerías del país.

¿Existe el hombre perfecto? ¿Qué se debe licuar para encontrarlo? ¿Cómo es el hombre ideal? Todas esas dudas son respondidas a través de La licuadora de hombres, una historia de amor realizada con humor en la que su autora, Lissette Van Der Biest, a través de un lenguaje directo, nos pasea por diversos escenarios en los que Toni (su protagonista) transita hasta encontrar a su hombre ideal.

En esa búsqueda, Toni se enfrenta con muchas emociones contradictorias: alegría, desánimo, intriga, amor, y muchas otras que su autora agregó para darle vida a esas historias cotidianas de las mujeres, en las que no siempre hay un final feliz, pero sí hay todo un camino lleno de felicidad hasta llegar al punto de “escoger el defecto” con el que se pueda vivir en armonía con un hombre para toda la vida.

Con este primer libro, Lissette Van Der Biest comparte su pasión: la escritura. Nacida en Caracas, Van Der Biest se destacó más de 16 años en el área de finanzas, sin dejar de lado su hobby y una cantidad de sueños literarios que hoy día está haciendo realidad. Actualmente, comparte su tiempo entre la escritura y el diseño de modas, creando historias llenas de ese humor que la caracteriza.

la-licuadrora-de-hombres

¿De dónde nace la historia? ¿Parte de hechos reales?

            La historia nace luego de muchas conversaciones, en esas noches de mujeres en donde terminamos hablando de nuestro tema favorito: los hombres. En esas conversaciones con mis hermanas, primas, amigas y amigas de mis hermanas y primas, llegábamos siempre a la conclusión de que sería ideal que pudiéramos mezclar en un solo hombre, las virtudes que tenían esos “ex” que han pasado por nuestras vidas y así lograr hacer nuestro príncipe azul a la medida.

            También parte de una frase que mi madre siempre nos decía: cambiar de hombre es cambiar de defecto, y que seguidamente acompañaba con la frase “escojan el defecto con el que puedan vivir”. Ese es el secreto, según mi madre; y ese consejo marcó la vida de muchas de nosotras. Es por ello que decidí hablar de esto que nos sucede a muchas mujeres en busca de nuestra pareja ideal, de una manera jocosa y con nuestra forma de expresarnos, a la venezolana, por lo cual el comentario general ha sido que todas somos Toni o tenemos mucho de ella (la protagonista de la historia).

            Muchas de las historias son reales, tan reales que las lectoras me han dicho “parece que la historia fuese la mía”. Algunas son ficción y otras combinadas: parte ficción y parte de realidad.

¿Qué colocaste en esa licuadora?

Para estructurar la historia hice la tarea de mandarle por correo a todas las mujeres allegadas a mi vida: jóvenes, de mediana edad y de la tercera también, un cuestionario en donde les pedía me dijeran los cinco defectos que no pueden negociar con un hombre y las cinco virtudes con las que debe contar su pareja ideal.

            Tomé las que más se repitieron en mi investigación: fidelidad, buen humor, inteligencia, amor y las aderecé con otras que, aunque no fueron las más votadas, me parecieron interesantes para ahondar: mentiroso, familiar, flojo, desaseado, solidario. La novela está estructurada tomando en cuenta esas virtudes y esos defectos, pero hiladas de una manera armoniosa con la historia, en donde la protagonista (Toni) cuenta sus sinsabores en las relaciones fallidas y en la relación que vive en la actualidad, y en donde nos va mostrando lo complejo que es escoger ese defecto del que hablaba mi mamá. Una tarea muy ardua.

¿Crees que existe el hombre ideal?

            Sí creo. Después del estudio que realicé y de las muchas conversaciones que tuve con mujeres para elaborar el libro, concluí que si hay un hombre ideal para cada mujer, no perfecto, porque no existe ni mujer ni hombre perfecto, pero si aquel que reúna esas condiciones con las que nos sentimos amadas, felices y en sintonía para lograr una armoniosa compañía por muchos años.

¿Qué razón te motivó a escribir?

            La única razón fue que amo escribir y que estoy en una etapa en la vida en que quiero hacer lo que me gusta y disfruto. Es por ello que edité mi libro, lo publiqué y me he dedicado a la difusión del mismo, con recursos propios. Y a pesar de que me dediqué muchos años al mundo de las finanzas, hasta una vez que en el 2010 cerraron las casas de bolsa del país, “se me movió el piso” como dicen coloquialmente, lo que hizo que me atreviera a ejecutar esos sueños que tenía pendiente por hacer, a vencer el miedo y a atreverme.

¿Por qué utilizar el humor como herramienta para contar la historia?

            Porque en primer lugar, soy una persona que le encanta el humor, y en segundo lugar porque la vida y las historias de la vida, las considero una tragicomedia.

Escribir para ti, ¿es un hobby o una profesión?

            Aunque me lo tomo muy en serio porque me apasiona y le dedico mucho tiempo, dinero y dedicación, es un hobby. En la actualidad tengo una marca de ropa femenina MaticaCouture, en la cual soy la diseñadora y directora. Ese es mi oficio. Escribir mi hobby.

¿Qué otro tipo de género literario te gustaría hacer?

            Creo que suspenso, siempre me ha gustado el misterio, lo inesperado, lo oculto.

¿Cuáles son tus próximos pasos en el mundo de la escritura?

            Al dar el paso más difícil, atreverme a publicar, vencer el miedo de pensar que lo que escribes no gustará, quiero seguir escribiendo y quisiera hacerlo en el mismo estilo de La licuadora de hombres: historias de amor contadas con humor.

            Ya empecé a escribir una historia basada en una leyenda familiar: mi bisabuelo se casó con tres hermanas y mi novela se trata de que un hombre, amigo de la familia, que será el blanco de tres hermanas con personalidades muy distintas, pero con el mismo corazón. Sin embargo, él se enamora de una, pero estará en distintas etapas con las tres.

            Y a raíz de la gran aceptación de mi novela, el público me ha pedido que escriba la continuación y otros me han pedido que haga la contraparte: La licuadora de mujeres. Así que no sé qué proyecto irá primero. Dejaré que mi gran maestra, la intuición, me lo indique.

Colaboración de @DanielaFeblesM

Una respuesta a “La licuadora de hombres, una historia de humor y amor porque no existe la perfección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s