Lado B. Pedro Medina León. Por Naida Saavedra

Revólver Ediciones, 2015.

149 páginas.

Por Naida Saavedra

Lado B nos presenta el otro lado del casette. Es la continuación de Mañana no te veré en Miami (segunda versión de Street de Miami), una novela cuyos personajes tienen en común el haber pasado por un proceso migratorio que los ha llevado a la ciudad de Miami. Todos buscan establecerse en esta metrópoli con el objeto de cambiar algún detalle de la vida que dejaron en su país de origen. Los personajes se encuentran y desencuentran dando lugar a historias que al final forman una trama única. Planteando a Miami como escenario, Pedro Medina juega con la realidad de aquel que emigra buscando un final feliz, el cual nunca llega a conseguir. En Mañana no te veré en Miami no hay una alegre resolución.

Lado B, sin embargo, coquetea con la felicidad. Aunque no hay mares de risas al final de la novela, sí se percibe un ápice de esperanza. Hay, al parecer, una luz al final del túnel; bien sea a través de un matrimonio arreglado por papeles de inmigración o por la unión de almas sin nada en común más que el anhelo de progresar.

LadoB_Portada

Pedro Medina es un inmigrante en cuestión. Es un joven autor peruano radicado en Miami. Es el fundador y director la revista cultural Suburbano y la casa Suburbano Ediciones. Estas organizaciones culturales tienen como misión principal difundir la literatura escrita en español dentro de los Estados Unidos. Ya Medina tiene un lugar merecido dentro de la producción literaria en Estados Unidos y no solo eso, sino que ha establecido puentes con Latinoamérica y España en aspectos como intercambio de ideas e investigación, edición y publicación incluyendo concursos literarios y producción de obras en conjunto con otras editoriales dentro y fuera del país. Toda esta mezcla de orígenes y desarrollos se plasma en la obra de Medina.

Específicamente en Lado B, vemos un ligero cambio en la narrativa del autor. A diferencia de la obra que la precede, Lado B se desarrolla sobre una trama que va mucho más rápida, que se desplaza a medida que pasan las páginas. Nos encontramos frente a una narrativa bastante ágil y acelerada. El lector debe ponerse los patines e ir de la mano de la historia para no quedarse atrás. Asimismo, observamos cómo Medina va cambiando, o mejor dicho, reinventándose como autor a medida que pasa más tiempo en Estados Unidos. En Mañana no te veré en Miami, no hay casi muestra de un cambio de registro -o code switching- (cambio de un idioma a otro en una misma oración o párrafo, en este caso del español al inglés). Por el contrario, en Lado B se manifiesta este fenómeno lingüístico frecuentemente, encontrándose el lector con frases como “Vida nueva is what I want, what I need” (73), “Sweetie mañana te pongo en contacto con la madamme. Alright?” (84), “Oh my God, fue de lo más cool la última noche” (104), “no sé cuántos, can´t remember” (139), etc. Se manifiesta, de este modo, una de las posibles características del vivir en el Sur de la Florida después de haber emigrado: la inclusión de vocablos en inglés para complementar la idea expresada en español. Es muy interesante observar cómo en Lado B se hace más prominente esta técnica. Quizás tenga que ver con el hecho de que el autor ha pasado más años en Estados Unidos, quizás se trata de fotografiar de forma más realista la vida en Miami, quizás sea una suerte de transcripción de lo escuchado en las calles de la ciudad. En todo caso, se observa un cambio en la técnica narrativa de Medina que lo enmarca más dentro de la categorización de lo que llamamos Latino Literature. Este tipo de literatura se vislumbra dentro de la producción de escritores de origen latinoamericano que viven y escriben en Estados Unidos. Ahora bien, se está dando una tendencia los últimos años hacia la publicación y promoción de literatura escrita en español. Miami se está convirtiendo en la ciudad de encuentro para un grupo de escritores que está radicado en Estados Unidos pero que mantiene el español como principal lengua de publicación. Es un fenómeno en el tapete en estos momentos, el cual está atrayendo la atención de críticos e investigadores literarios. Pedro Medina es una de las figuras que resaltan en este fenómeno al ser la cabeza de Suburbano y al presentar sus obras dentro de la idiosincrasia y personalidad de la ciudad de Miami.

Cuando un crítico literario se encuentra frente a un fenómeno como este, el cual está en desarrollo en pleno tiempo real, no queda más que seguir junto a este y observar cómo va evolucionando. Es decir, el poder vivir al mismo tiempo que una corriente literaria se da es un privilegio. Yo, como crítica y escritora de narrativa, me siento con suerte de poder estar al tanto de esta creciente. Así que estaré al pendiente de lo que Pedro Medina nos traerá en el futuro, lo cual auguro será de igual calidad y particularidad como lo que nos ha presentado hasta ahora.

QuéLeer no se hace responsable por las afirmaciones o juicios de valor expresados por los colaboradores en la sección de Reseñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s