Un “Error” muy bien aceptado…

Descubriendo un nuevo género de lectura digital, entrevistamos a José María Pumarino, creador de la primera #eNovelSerie, la cual, finalizó con excelentes resultados.

JMP2

La entrega por episodios de su novela #ElErrorDeDios deja al descubierto un mercado ávido, tanto de buenas historias como de contenido. Y nos confirma que las redes sociales exigen mayor calidad, certeza y sinceridad por parte de los escritores, pues son un amplio escaparate pluricultural, con la sensibilidad desarrollada para  criticar, aprobar o rechazar de manera inmediata, cualquier propuesta que se les presente.

Hay quienes han asegurado que en las redes sociales se escribe demasiado, se lee poco y se reflexiona menos… ¿Qué opinas tú, tras la experiencia de compartir una de tus novelas a través de estos medios?

Dentro del vertiginoso mundo de las redes sociales cuentas con tan sólo un par de segundos para que tus letras sobrevivan y no se pierdan en un mar infestado de información. Esto representa todo un reto a nuestra creatividad, pues los “anzuelos” deben de ser más llamativos, certeros y contundentes para poder atrapar el interés de los lectores.

Pero no se lee menos por esto, simplemente, creo que ha evolucionado la manera en que la gente lee. La oferta y las opciones son ilimitadas, el interés es selectivo, quisquilloso. Las RS han creado un mundo de posibilidades para hacer de la literatura algo mucho más amplio, vivo e interactivo. Tras esta experiencia nos dimos cuenta que, si le invertimos el tiempo, la calidad, el ingenio y la humildad necesaria, podemos crear comunidades de lectores leales, participativos y críticos. Lo cual nos beneficia a todos.

En las redes sociales todo entra en estadísticas y todo es medible. ¿Qué tal te trataron los números?

Los números nos trataron muy bien, en estas poco más de tres semanas que duró todo el proyecto, desde la promoción inicial hasta la entrega del último de los 21 episodios, se generaron más de 64 millones de impresiones, una audiencia de más de 10 millones de usuarios directos y un promedio de 300 mil lecturas. En más de 15 países hubo interacción continua, siendo los más activos: Venezuela, España, Colombia, México, Estados Unidos, Argentina, Chile, Paraguay, Italia, El Salvador, Francia, Uruguay y Guatemala… Una de las principales ventajas y, a la vez desventaja de estos medios digitales, es que todo es medible y corroborable. Todas las gráficas están disponibles para su consulta. Empero, por muy buenos que sean los números, no dejan de ser fríos; lo que en realidad más disfruté y más me enriqueció, fueron los cientos de comentarios diarios, de quienes nos seguían, leían e interactuaban. Hubo de todo, pero afortunadamente casi todos los comentarios fueron positivos, constructivos y alentadores.

La comunidad latina es en su mayoría creyente, ¿Qué reacciones hubo en cuanto al título, al tema y a la historia?

Los únicos comentarios negativos, maldiciones e insultos bendecidos, fueron durante la promoción inicial, hubo quienes se sintieron ofendidos por el título y sin darse la oportunidad de conocer la historia, sin asimilar que se trataba de una novela, compartieron parte de su encono y enojo. Sin embargo, en cuanto conocieron la historia y vieron que el título lleva una justificación dentro de la misma, todo cambió, no hubo un sólo comentario negativo más, al contrario, hubo mucha participación, empatía y, en más de una ocasión, después de leer algún episodio, se armaron conversaciones e intercambio de opiniones muy enriquecedoras entre los mismos lectores.

¿Qué se logró con todo esto?

En primera y lo más importante, se creó un puente con una comunidad de lectores exigentes y participativos, que cada día crece de manera exponencial, se derribaron muros ideológicos, demostrando que en las redes sociales hay un lugar  muy amplio e importante para la literatura, y, hablando de las letras, desde un punto de vista comercial, se demostró que éstas tienen vida y aceptación en un mercado potencial en franca evolución.

¿A qué se debió este éxito?

Obviamente quiero creer que en su mayoría se debió a que la historia en verdad atrapó desde el primer episodio, pero sería soberbio e injusto de mi parte darle todo el crédito a eso, la verdad, es que fue resultado del trabajo y dedicación de un gran equipo. Esto no fue sólo twittear capítulos de una novela, fue fruto del diseño meticuloso y de la aplicación correcta de una estrategia diaria de penetración, promoción y difusión. Las redes sociales son un ente cambiante, temperamental, que necesita un estudio y una valoración diaria para poder entender y aprovechar… Diseño, social media, coordinación de medios, branding digital, improntas emocionales, patrocinadores… Todos fueron responsables de este gran resultado.

¿Qué viene?

Por el momento, analizar varias propuestas que surgieron a raíz de todo esto, tanto editoriales como cinematográficas. Terminar de asimilar los alcances así como el potencial descubierto, estructurar un derrotero adecuado para canalizar y satisfacer las necesidades que descubrimos dentro de esta gigantesca aldea digital.  Todo esto, en lo que se refiere a #ElErrorDeDios. También estamos inmersos en terminar la próxima novela… #PorUnaMujer.

Twitter: @jmpumarino

Facebook: /jmpumarino

Instagram: @jmpumarino

Página web: www.pumarino.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s