Volver a la madre

“Mi cuerpo es tu casa.

Tu casa es mi celda.

Mi celda es tu puente”

En: “La Casa Vacía” de Eva Díaz Riobello,

Teresa Serván e Isabel Wagemann (Microlocas)

A pesar de la desconfianza que el feminismo tiene por la maternidad, tratándose de la relación entre Mary Shelley y su madre, Mary Wollstonecraft, pienso que se articula una interesante línea (consanguínea) de influencia. El más reciente proyecto editorial de Los Hijos de Mary Shelley, grupo cultural cuya andadura comenzó en 2010, me hace pensar que la intersección entre los compromisos intelectuales de ambas se encuentra en el deleite con el cuerpo femenino y la mente que lo acompaña. Si, como Kristeva defiende, lo materno irrumpe en lo simbólico, en eso que es anterior al lenguaje –al tan lacaniano Nombre del Padre–, me pregunto si su relación materno-filial no estaría marcada la palabra justa. Como hipótesis apenas puedo adelantar una lista de motivos: el lugar de la mujer en la sociedad, el interés en la ciencia como promesa de un mundo diferente y lo siniestro como contraparte de la civilización. Estos son los mismos temas que aglutinan los treinta y seis cuentos en Wollstonecraft. Hijas del Horizonte.

La obra de la ecuatoriana María Fernanda Ampuero que ganó el primer lugar del quinto certamen de relato y narración oral que organiza este proyecto, “¿Quién dicen los hombres que soy?”, reescribe el Nuevo Testamento tomando como protagonista a María Magdalena, haciendo gala de cierto feminismo gnóstico, en boga desde hace 20 años. En “Evelyn McHale”, Patricia Esteban Erlés conecta lo sobrenatural con la historia de un suicidio que la revista estadounidense Life llamó “el más bello” en el año 1947, al establecer un vínculo entre la visión del ángel de la muerte, propia de los cuentos góticos de Shelley, y lo que fuera una constante en Wollstonecraft, quien intentó quitarse la vida cinco veces y murió de complicaciones con el parto de la autora de Frankenstein o el Moderno Prometeo (1818). En “Muñeca de miel” el motivo del terror como fotografía en negativo de la civilización toma tintes sociales. Allí, Beatriz Rodríguez Delgado conecta lo mejor de la tradición española de la narrativa corta con el mundo de la infancia femenina: “Si pasas hambre durante mucho tiempo, cuando el estómago te deja de doler, y el mal humor y la debilidad se meten en tu piel como si hubieras nacido con una enfermedad incurable, pasa a tu mente, y ahí se queda para siempre”.

Hijas del Horizonte (Portada 1_3)

 La parodia de la realidad por medio de una visión extrañada de lo científico, que fue el logro de Frankenstein, se conecta con la construcción grotesca del patriarcado que inspiró el ensayo más célebre de Wollstonecraft; ambas perspectivas se juntan en el inquietante cuento de Ernesto Pérez Zúñiga, “La válvula”, donde una exitosa cardióloga mira a uno de sus pacientes convertirse –o reafirmarse, más bien–, casi de forma literal, en un cerdo machista. El texto de ciencia ficción de Cristina Fallarás, “La vindicación de Mary Wollstonecraft”; donde la humanidad no sobrevive a las comunas “de género”, representa el maridaje entre el feminismo político de la madre y la crítica social de la ficción de la hija. A través del mismo género, pero acercándose al Nuevo Testamento, Rafael Marín describe una personalidad alternativa para la Virgen María –“ella, que no sabía aprovechar la femineidad de la que podría haber gozado”– en una autómata llamada “Futura” en el relato homónimo.

No solo el género del relato moderno están presentes. En el monólogo de José Carlos Somoza, por ejemplo, un ARTISTA se asume como director y “dirige” al público, al tiempo que deja en evidencia que el actor es un vampiro de la atención de los espectadores. Otro monólogo es el escrito por Paloma Pedrero donde habla la propia Mary Wollstonecraft. “Casa Vacía” es un compendio de relatos brevísimos con fotografías de Olga Simón que firman tres “Microlocas”: Eva Díaz Riobello, Teresa Serván e Isabel Wagemann. La hibridación se encuentra la entrada titulada “La marioneta” que firman Alejandra García-Casarrubios y Jesús Cisneros Gurumeta en la que a historia de una mujer dividida entre la humanidad y el automatismo se confrontan con las imágenes de un hombre gigante. También está intervenido por imágenes el cuento de Laura Muñoz “1,828 metros son seis pies”, donde la narradora se pregunta: “¿A qué huele la muerte?”. Y –¿por qué habría de faltar?– se incluye en el libro también una nota de repostería titulada “Delicias Wollstonecraftianas” como la que presenta una mujer que firma “La descendiente” quien afirma haber encontrado la receta para la vida eterna.

Wollstonecraft. Hijas del Horizonte es el quinto libro del proyecto cultural Los Hijos de Mary Shelley llevado a cabo por un grupo de amantes del gótico reunidos por Fernando Marías, entre quienes están Silvia Pérez Trejo, Nuria Valera, Ramón Pernas, Begoña Minguito, Felipe Samper y Asis G. Ayerbe, entre otros.

Además de un apuesta por la ficción, el libro contribuye con los estudios del feminismo en castellano al presentar una versión bilingüe del manifiesto La Vindicación de los Derechos de las Mujeres (traducida por Cristina Macía y Ana Diaz Eiriz), junto con otros tres textos que conforman una biografía de esta enigmática heroína. Epsido Freire escribe sobre el intento de suicidio en 1795 de quien fuera conocida como la “amazona intelectual”, comparándola con personajes de la literatura marcadas con el mismo sino de la Ofelia de Hamlet y la enamorada de Lancelot en una vieja leyenda medieval retomada por Thomas Malory en La muerte de Arturo (1485). “Tratándose de Mary Wollstonecraft, es más sencillo contar sus muertes que sus resurrecciones”, escribe Nuria Varela en un texto que profundiza en los otros cuatro intentos de quitarse la vida. Completa la sección “¿Quién es Mary Wollstonecraft? Sahida Hamido que escribe la biografía de la autora en primera persona.

Hijas del Horizonte enseña que el trabajo intelectual de ambas “Marías” estuvo marcado por las mismas preocupaciones, como si pudieran heredarse en los genes. A veces, para entender las preocupaciones de las hijas hay que conocer las obsesiones de las madres.

Los Hijos de Mary Shelley llega a su primer lustro y hasta la fecha ha publicado interesantes antologías de narraciones siniestras como Piedad y deseo (2014), La soledad es el hogar del monstruo (2013), Shukran (2012) y Cronotemia (2011). Hace poco comenzó también su andadura por el teatro

Publicado en Colofón Revista Literaria por Michelle Roche

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s