Inés Muñoz Aguirre presenta “A los vecinos ni con el pétalo de una rosa”

 

QueLeer.-  Inés Muñoz Aguirre publica su segunda novela negra “A los vecinos ni con el pétalo de una rosa”. (Ediciones B, 2015)

SOLO PORTADA

“El título de mis novelas, así como en las obras de teatro surgen normalmente de algo que dice alguno de los personajes. De una frase. Una frase sobre la que me quedó pensando y finalmente se convierte en el título.  Por otra parte, en este caso específico de A los vecinos ni con el pétalo de una rosa, está conformado con una frase que es muy popular aplicada en todas aquellas formulas en las que te quieres referir a lo intocable, a lo que no debe ser molestado y en relación a los vecinos, nunca  mejor aplicado. Esa comunidad a la que nos une la obligación de compartir un edificio, una calle, una urbanización. Gente que en muchos casos no conocemos, no tenemos idea de sus vidas y sin embargo son las personas que tenemos más cerca. Las que se convierten en los grandes amigos o en los más notables enemigos.” Afirma la autora.

 

¿Por qué el género negro? ¿Cuándo te cautivo?

Me acerqué al género negro a partir de la invitación de Mónica Montañés a participar en la Colección Vértigo que ella dirigiría para Ediciones B. Como soy una persona de retos de inmediato acepté su invitación y comencé a estudiar sobre el género. Una de las cosas que más me sorprendió fue descubrir que detrás de Agatha Christie había toda una historia. Les menciono a Agatha Christie por su popularidad, porque por lo menos una historia escrita por ella leímos los de nuestra generación.  Más increíble aun fue descubrir la cantidad de mujeres que han escrito dentro de este género. Un género que ha crecido en las últimas décadas en España y en Latinoamérica.  En este proceso recordé que además de Christie, leí los cuentos de Edgar Allan Poe a quien se considera uno de los precursores del género y recordé también haber leído un libro en mi época de estudiante, de Ira Levin. Su novela “Un beso antes de morir”. Recordé las emociones que me produjo su lectura. Busqué el libro en mi biblioteca y lo repase hasta quedarme con dos elementos: el suspenso en que nos mantiene el hecho de que el protagonista quiera matar a su novia y la búsqueda del procedimiento idóneo. He leído mucho, he pasado por diversos ensayos sobre el tema y  releo cada vez que estoy trabajando el libro “ Todo lo que se sobre novela negra”  de P.D. James, escritora inglesa quien ha sido considerada como la mejor escritora de novela negra por el Sunday Times. Esta atracción por la novela negra se puede convertir en una suerte de vicio. Creo que uno de los aspectos que más me atrae de ella es esa especie de rigurosidad en que convierte el hecho creativo. La rigurosidad, la mente fría y calculadora, y después ese cosquilleo de satisfacción cuando alguien te dice que la novela lo atrapó, que no la podía soltar, que le producía angustia, y que hasta le provocaba saltarse las paginas para buscar respuesta a sus interrogantes. Al final creo que en eso radica la magia cierta de la creación en cualquier ámbito, en que lo que haces pueda mover a ese otro ser humano que por un espacio corto de tiempo se convierte en espectador de lo que has hecho. Se interrelaciona con eso y en ese breve espacio tienes que atraparlo. Esta idea trae a mi mente la imagen de una araña que teje cuidadosa su tela, para atrapar en ella a los que se le acerquen. Una pintura, una fotografía, el teatro, una película y una obra literaria tendrían que tener las propiedades de esa tela de araña. La diferencia es que al final ese espectador debe tener la oportunidad de salir de ella, para contar su experiencia, para motivar a otro y para regresar a ti mas adelante cuando vuelves a crear.

¿De dónde salen tus historias? ¿Andas con una libreta como detective?

Siempre que me preguntan sobre este tema, respondo que el único elemento que me atormenta en este proceso de escribir es la imposibilidad de desarrollar todas las historias que vienen a mi cabeza. Yo veo historias en lo que me cuentan mis amigos, en las cosas que suceden en nuestro país, en lo que escucho en la radio, veo en la televisión y leo en la prensa. Los medios de comunicación son una fuente inagotable de historias, porque a través de ellos se refleja una sociedad. No llevo una libreta como un detective pero tengo un gran archivo en mi computadora en la que guardo sinopsis que no superan las diez líneas, en las que trato de sintetizar lo que ha venido a mi cabeza. Lo importante para mi es que algunas de esas historias tomen forma, ya sea a través del teatro, de la poesía o de la narrativa

¿Cómo te conectas con el lector?

Uno de los principales objetivos cuando escribes es el de conectarte con el lector, si no la tarea no estaría cumplida, el periodista, el poeta, el narrador escriben para ser leídos. Creo que el proceso se da cuando logras que ese lector se sienta identificado, ya sea con la historia como con un personaje. En el caso de mi novela Días de novenario, la gente se identificó con el niño que cuenta la experiencia de la relación con su padre. Se identificó con las canciones de una época, con unas emociones. En “A los vecinos ni con el pétalo de una rosa” estoy segura que se identificarán con los personajes que viven en ese edificio de doce apartamentos donde ocurre el crimen. Todos conseguiremos en alguno de ellos al vecino que detestamos o al que mejor nos cae, a nuestro amigo o al compañero.

Inés Muñoz Aguirre se vale de algunos personajes aparecidos en su primera novela negra, “La segunda y sagrada familia”,  para conducirnos por los vericuetos de esta residencia; unas escaleras misteriosas en las que cada uno de sus habitantes tiene motivos suficientes para permanecer callados ante el asesinato. Serán los aguerridos detectives Carolina Larotta y Wilfrido 

17188441

 

¿Carolina Larotta y Wilfrido Pérez volverán a tener un misterio que resolver?

Pues sí. En esta novela vuelven estos personajes que aparecieron por primera vez en la novela “La segunda y sagrada familia”. Carolina Larotta con una tarea clara que es la lucha contra la corrupción, la impunidad. El crear conciencia de cuan indispensable es la información. Pero estoy segura también que el lector encontrará una Carolina más humana en la que afloran sus virtudes y sus defectos. En el caso de Wilfrido tiene dos tareas que cumplir, su superación profesional y la personal. Un hombre tímido que se refugia en su trabajo pero que estoy segura que depara muchas sorpresas al lector.  Recurrir a la repetición de personajes, es una tradición en la novela negra, sobre todo en el caso de los detectives y los periodistas. Por eso es muy común que en la historia de la novela negra nos encontremos con grandes personajes como: Sherlock Holmes creado por Arthur Conan Doyle, el investigador Dupin de Edgar Allan Poe. Hércules Poirot creado por Agatha Christie o su reconocida miss Marple.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s