Lo que pasa volando, permanece: 100 años de Juan Liscano

Se cumple un centenario del maestro que dedicó su vida a la literatura. Será homenajeado en la Fiesta de la Tradición Venezolana

“La literatura es un medio de conocimiento del hombre. Es una forma de acercarse por una vía interior a la verdadera transformación del ser humano”.

Un ejemplo de dedicación constante fue Juan Liscano. Crítico literario, poeta, ensayista, folklorista y promotor cultural, nació en Caracas el 07 de julio de 1915. Durante su juventud fue uno de los poetas de Grupo Viernes y la Generación del 42. También fue editor de la revista Aravanei de Ford Motor Company de Venezuela y dirigió el Papel Literario de El Nacional.

En la cultura venezolana es ampliamente recordado. Durante 1948 se desempeñó como presidente del Servicio de Investigaciones Folklóricas Nacionales donde se dedicó a rescatar las tradiciones culturales del país. En ese año fue el organizador del Festival de la Tradición, el mismo que hoy día le rinde homenaje.

Con una reconocida obra literaria, Liscano recibió en 1950 el Premio Nacional de Literatura. Es autor de Cármenes, Contienda, Del alba al alba, Humano destino, Rito de sombra y Tierra muerta de sed. De sus obras, una emblemática fue Nuevo Mundo Orinoco (1959), un ambicioso poemario que, según algunos críticos, lo catapultó al éxito junto a otros grandes autores como Pablo Neruda y Octavio Paz.

En los años setenta dirigió la comisión organizadora del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC). Durante esa época publicó Panorama de la literatura venezolana actual (1973), y Espiritualidad y literatura: una relación tormentosa (1976). Entre 1979 y 1984 presidió Monte Ávila Editores, además de publicar obras como Fundaciones (1981) y 75 ejemplares de Sucesos (1982).

Tras salir de la editorial se dedicó a la publicación de la revista Zona Franca con buen éxito. En los inicios de los años 90, se involucró políticamente en la constitución del opositor Frente Patriótico, en el marco del descontento producido por el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez. Durante esa década publicó obras como Los fuegos apagados (1990), Antología poética (1990), El origen sigue siendo (1991), y Nuevas tecnologías y capitalismo salvaje, en el Fondo Editorial Venezolano (1995).

A sus 86 años, el 07 de febrero de 2001 fallece el gran maestro, quien con cientos de artículos y una gran cantidad de libros en temas tan diversos como la cultura y el folclor, la poesía, los estudios de aspectos sociales de la sexualidad humana o las ciencias ocultas, describe su pasión por el arte y la literatura, entusiasmo que hoy día será homenajeado por su centenario, en Caracas, durante el Festival de la Tradición Venezolana que se realizará durante el mes de julio con cantos, bailes, rituales y demás expresiones artísticas de la cultura popular venezolana.

“El único camino para lograr un hombre nuevo es la vía interior, el conocimiento propio, la literatura y la cultura al servicio de ese cambio”

Colaboración de @DanielaFeblesM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s