El Banco del Libro arriba a 55 años haciendo de la lectura un quehacer

En el mes de julio la institución celebra toda una trayectoria contribuyendo a la cultura de paz en el país,  a partir de la formación de lectores críticos y el desarrollo de valores ciudadanos tomando como eje la literatura infantil y juvenil. A lo largo de estos cincuenta y cinco años el Banco del Libro ha sido merecedor de varios reconocimientos nacionales e internacionales y actualmente ha sido postulado al  Literacy Awards de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos2015

Siempre bajo  el lema “leer es un placer”, el Banco del Libro inicia este nuevo  aniversario con una programación diseñada para rescatar las voces de varias generaciones, que han sido partícipes y testigos de la labor de la institución. Los eventos, que comienzan este 14 de julio, comprenden tres reencuentros testimoniales como reconocimiento a cuatro figuras emblemáticas del  Banco: Virginia Betancourt, fundadora y primera Directora Ejecutiva; Carmen Diana Dearden, Directora Ejecutiva y fundadora de Ediciones Ekaré; Alvaro Agudo, Director del Banco, y Henrique Hernández quien concibiera el proyecto de la sede de la institución como una propuesta arquitectónica experimental que hoy es patrimonio de la ciudad.

En estos años de labor, el Banco del Libro ha dejado como legado programas reconocidos nacional e internacionalmente. Entre ellos está la creación de modelos de redes bibliotecarias como la Red de Bibliotecas Públicas de Caracas, la Red de Bibliotecas Escolares de Ciudad Guayana y una red de pequeñas bibliotecas ubicadas en hogares de barriadas populares, como aquellas sostenidas por los vecinos del barrio San José de La Urbina. Las primeras dos fueron transferidas a la Red Nacional de Bibliotecas Públicas y al ministerio de Educación respectivamente y las pequeñas bibliotecas a los vecinos. Cuatro Bibliobuses (servicio bibliotecario móvil) que visitaban escuelas, barrios, pueblos y cárceles.

DSC05088

En 1999, nació Leer para vivir -reconocido con el premio Guust van Wesemael de IFLA-, un proyecto de Biblioterapia creado con el fin de ayudar a las víctimas a sobreponerse al trauma ocasionado por el deslave ocurrido en el Estado Vargas y que fue transferido a IBBY (International Book and Board for Young people) para otros proyectos de atención a víctimas de desastres naturales bajo la premisa de la lectura como espacio de elaboración y reconstrucción personal y social.

Este proyecto de Biblioterapia se amplía con otros proyectos de promoción de lectura  que se inscriben en el ámbito de la ciudadanía, como Tendiendo Puentes con la lectura y De la lectura a la escritura:creando espacios para la transformación. Para la realización de estos proyectos se ha contado con el apoyo de organismos multilaterales.

En 1980 se da la primera edición del premio Los mejores libros para niños-similar al premio White Ravens– un reconocimiento  cuyo objetivo ha sido  estimular la producción de libros de calidad para niños, niñas y jóvenes.

Dentro del área de formación el Banco del Libro ha desarrollado exitosamente varias experiencias presenciales y online, desde cursos que incluyen talleres para promotores de lectura hasta el Master sobre Libros para Niños y Literatura con la Universidad Autónoma de Barcelona, España. En ese recorrido de la formación lectora, se incorpora la lectura digital desde hace varios años y que hoy se ve redimensionada por la Sala Digital Movistar.

Entre los premios recibidos por el Banco del Libro en reconocimiento a su labor como institución promotora de lectura, están el Premio Asahi de Japòn (1980),  el Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA) concedido en 2007 y el Premio Handam Unesco (2012)

Proyecto a tres manos: el DVC y el BID recuperan muro del Banco del Libro

En el marco de este aniversario, el Dividendo Voluntario para la Comunidad (DVC) unió esfuerzos con la Representación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Venezuela, quienes se sumaron a la celebración como padrinos de la  reconstrucción del muro externo de la sede del Banco del Libro en Altamira Sur.

Como parte de su aporte al desarrollo ciudadano y en reconocimiento a la trayectoria del Banco del Libro, la recuperación de este muro es una contribución importante que beneficia a una asociación civil sin fines de lucro, cuya labor ha dejado huellas en la formación de una cultura de paz y en el fomento de la lectura en el país. El trabajo fue realizado en varias jornadas y contó con el apoyo de voluntarios de las tres instituciones, demostrando que es posible alcanzar cualquier objetivo con el trabajo articulado entre organizaciones.

charlas 55 años (3)

El Banco del Libro es una asociación civil venezolana privada sin fines de lucro, que durante 50 años ha desarrollado acciones dirigidas a niños y jóvenes para su formación como lectores y ha generado programas de formación para adultos promotores de lectura, con el objetivo de fomentar la lectura de buenos libros en el hogar, la escuela y la biblioteca. Entre los premios recibidos por el Banco del Libro en reconocimiento a su labor como institución promotora de lectura, están el Premio Asahi de Japòn (1980),  el Astrid Lindgren Memorial Award (ALMA) concedido en 2007 y el Premio Handam Unesco (2012). Para más información visita: www.bancodelibro.org.ve

Una respuesta a “El Banco del Libro arriba a 55 años haciendo de la lectura un quehacer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s