Oscar Todtmann Editores sigue apostando a la literatura venezolana

A través de ocho novedades de poesía y narrativa, Oscar Todtmann Editores reitera su confianza en la literatura venezolana. Con esfuerzo y gran pasión, sobreponiéndose a las dificultades que atraviesa la industria gráfica nacional, la editorial lleva sus novedades a las principales librerías del país y a la plataforma de Amazon en papel y para Kindle. Se trata de seis libros de poesía y dos de narrativa, de autores reconocidos y otros que publican por vez primera.

Oscar Todtmann Editores fue fundada en 1973 por su director desde entonces, Carsten Todtmann, experimentado editor y fotógrafo. Desde 1994 comparte la conducción de la empresa editorial con Luna Benítez, periodista y gerente cultural, alianza que ha conferido prominencia y singularidad a su labor en Venezuela.

La editorial sobrepasa el centenar de títulos publicados, abarcando una variedad de temas a través de diversas colecciones y formatos. Pertenecen al sello emblemáticos libros de fotografía; obras de carácter científico, ecológico y de conservación del medio ambiente natural; así como volúmenes de narrativa, poesía, filosofía y ensayo. Por la calidad de su producción, la editorial ha merecido diversos premios y reconocimientos por parte de instituciones nacionales e internacionales.

La colección Hoy la noche será negra y blanca abarca títulos de narrativa contemporánea venezolana, ensayo y filosofía, además de otros contemporáneos géneros. Entre sus títulos destacan: La otra isla de Francisco Suniaga, con doce reediciones, traducida al francés y al alemán; La Misa de Manuel Acedo Sucre, su segunda novela luego del éxito de la primera, Nosotros todos, que lleva ya cuatro ediciones; Martinica Round Trip, primera novela de Mauricio Vélez; La decisión justa y La luna envidiosa, de José Miguel Roig, autor de otras muy exitosas obras de la editorial; El testigo de Milkor Acevedo, narrador venezolano residenciado en España; Ser al decir del poeta y ensayista Alfredo Chacón; Reggae y Rastafari: Dos formas de entender el Caribe, de Juan David Chacón y César Cortez Méndez, entre otros títulos.

La colección OT Poesía arrancó el año pasado con tres títulos: En medio del blanco de Kira Kariakin; Limones en almíbar de Jacqueline Goldberg; y 102 Poetas Jamming, una compilación de un centenar de autores que han participado en los Jamming Poéticos del Ateneo de Caracas.

La colección Imagen de Venezuela concentra libros con fotografías de Karl Wiedmann, Carsten Todtmann, Paolo Gasparini, Gorka Dorronsoro, Guido Schmidtke, así como del arquitecto Dirk Bornhorst. Destacan libros como Santiago de León de Caracas; Venezuela; Fascinante Venezuela; Todos marchan; Canaima y Gran Sabana, paraíso teukinan. Estas obras están acompañadas de ensayos de connotados escritores como Aquiles Nazoa, José Manuel Briceño Guerrero, Otto Huber, Luis Brito García, Alberto Barrera Tyszka, Luna Benítez, Alejandro Reig, Manuel Pérez Vila, José Ignacio Cabrujas, Fernando Cervigón, Alfredo Chacón, entre otros. Igualmente ha sobresalido por las proposiciones de diseño de Álvaro Sotillo, Carlos Rodríguez, Paola Tábora, Peter Wezel, Pascual Estrada y Pedro Quintero.

Señala Carsten Todtmann: “Nuestra labor editorial cuenta con el cuidado de un equipo de reconocida calificación profesional, cuya confección incorpora los más recientes adelantos de la tecnología de la industria gráfica, para lograr productos de gran calidad de impresión”.

 

Seis poetas dicen lo suyo en este 2015

11393047_10155620573770697_3131462178348111972_n

La Colección OT poesía nació a finales de 2014 apostando a escrituras consagradas de la lírica criolla y sobre todo a esas nuevas voces a las que no resulta fácil conseguir un espacio para sus creaciones. Este año se suman seis títulos: Daño oculto de Georgina Ramírez; Sin mover los labios de Alfredo Chacón; Fragmentos naranja de José Antonio Parra; Íntimo, el espejo de Graciela Yáñez Vicentini, 39 grados de cielo en la tierra de Hernán Zamora; y Caracas mortal de Claudia Noguera Penso.

El diseño de la colección OT Poesía, inédita en Venezuela, rinde homenaje al editor alemán Peter Suhrkamp y a su editorial Insel en la cual publicó autores como Adorno, Brecht, Frisch, Heine, Hesse y Rilke, estableciendo un estilo muy particular de cuaderno de notas a los libros de contenido literario, y como decía Bertolt Brecht, “para construir una nueva casa no hace falta inventar el ladrillo”.

Las portadas de esta colección toman su marca criolla gracias a la experimentada mirada del Carsten Todtmann, quien usó patrones vegetales típicos del país para los fondos de las cubierta, impregnándolas de un sólo color.

Sobre Daño oculto de Georgina Ramírez dice Edda Armas: «Desmontadora de oscuridades recónditas del alma, la poeta elige purificar la intención de su escritura abordando sujetos que padecen, pues no quiere domesticar la rabia, sino hurgar núcleos de dolor, aflicción y heridas esenciales, duelos de otros como propios, dándoles visibilidad metafórica: la gota se hace eco si urge la entrega de lo que silente se esconde. Por ello, a conciencia y porque duele la vida, acendra miradas con profunda atención al dolor social».

Sobre Sin mover los labios de Alfredo Chacón, dice Alejandro Sebastiani Verlezza: «Por suerte, Chacón se empeña en sacarle breves y concentrados sonidos a su inquietante matraca. Está bueno ya de la poesía que hace pose de lo sensible, pareciera ser la insinuación de Sin mover los labios, venga el anuncio de lo no dicho que puja por asomarse y saltar de su veladura. Tensa mudez, cede paso al decir –no “mover” los labios, solo dejar que suenen cuando esa cuerda frágil quiera ceder ante el nervioso rasgueo. Voz que recuerda su origen: la boca (“Hachazo/que me deja vivo”)».

Sobre «

Sobre Fragmentos naranja de José Antonio Parra, dice Sonia Chocrón: «Fragmentos naranja es un acertijo sicodélico, deliciosamente escrito, que se arma como un prisma, como si fuera la reconstrucción de las trizas de la copa misma, o de ese cristal, dolorosamente roto. Un texto, una voz única en nuestro panorama».

Sobre Íntimo, el espejo de Graciela Yáñez Vicentini escribe Rafael Castillo Zapata: « Libro roto, libro puzzle, libro fantasmático donde la imagen opera por sustracción o inhibición, en el vacío. Libro costoso, libro doloroso, libro incluso pernicioso para quien espere gratificaciones inmediatas o anagnórisis inspiradas y conciliadoras, Íntimo, el espejo se aventura en una temeraria exploración de la intimidad que le sale al paso al desamparo anímico y al descalabro de la propia identidad con fintas de un extremado –y extremista– juego de abalorios…»

Sobre 39 grados de cielo en la tierra de Hernán Zamora señala Gabriela Kizer: « Tras los tonos y temas que en el interior de 39 grados de cielo en la tierra se van articulando, el punto esencial es la vivencia y confrontación del vacío que late bajo toda estructura, que propulsa y opaca todo hacer. “Escribir para desestructurarse”, dice una voz, y en ese movimiento la búsqueda (la huida y la sospecha) del otro, de los otros indomeñables y extraños que habitan el yo, de la nada que lo invade y aminora hasta (des)ocuparlo para comenzar de nuevo, insistentemente, cada vez».

Sobre Caracas mortal de Claudia Noguera Penso, señala Héctor Torres: «Los textos que componen Caracas mortal conforman un catálogo de postales que atizan sus opuestos como un método de sobrevivencia. Irnos para encontrarnos. Quedarnos y aún así perdernos. Una ciudad donde el amor siempre parece huir para mantenernos despiertos. Este compendio de las ciudades que viven dentro de la Caracas de Claudia Noguera Penso, afronta el camino con los ojos abiertos, como su último y más sagrado privilegio».

Dos narradores, temas para pensar

En la colección Hoy la noche será negra y blanca, Oscar Todtmann Editores lanza 200 breves de Karl Krispin y Duelo de Albor Rodríguez. Dos voces muy distintas que muestran desde el testimonio y la ficción la complejidad de lo íntimo, de aquello que somos con la mirada puesta en el mundo.

11536132_10155620574210697_3521155553590328132_n

Sobre 200 breves de Karl Krispin escribe Armando Coll: «Cabe decir que en cada entrada, como si de un diario se tratara, las cortas narraciones invocan no solo diversidad temática –algo de autobiografía y un país heteróclito palpitan entrelíneas– sino una múltiple, aunque huida y administrada erudición, entre la que se cuela el descreimiento, el meditado sarcasmo y cierto humor penumbroso. Los breves de Krispin tributan trasparentemente de todo cuanto su autor ha leído y vivido. Se antojan gemas narrativas, pulidas hasta alcanzar la geometría exacta».

11036495_10155620573900697_654186385302331182_n

Sobre Duelo de Albor Rodríguez escribe Nelson Rivera: «Duelo debe ser el más impecable testimonio que se haya publicado en Venezuela, a partir de un atroz hecho personal. Es tal su potencia, que el lector siente que la autora no tuvo alternativa: esta es una historia que tenía que ser escrita, compartida. Porque de eso, justamente, trata el duelo: de que el dolor adquiera la forma de las palabras. Y lo hace, de modo admirable. En una frase: un memorable texto que logra superar lo padecido, en tanto que logra narrarlo, ofrecerlo al lector».

N/P

3 Respuestas a “Oscar Todtmann Editores sigue apostando a la literatura venezolana

  1. Pingback: “Todo el mundo tiene una hoja en blanco a la que le teme.” Graciela Yáñez Vicentini | Qué Leer·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s